Otro proyecto software fallido. ¿Por qué? (2)

8 Junio, 2016 admin 280 No hay comentarios

El proyecto se alarga y se alarga.

El coste empieza a superar el presupuesto del proyecto. Ya nos vemos en pérdidas.

Nos dicen que el proyecto es muy complejo y que han surgido muchos imprevistos y problemas.

¿Por qué? ¿Cómo evitarlo?

Déjame que te haga una pregunta:

¿Pondrías a un conductor de bicicletas o al “profesor chalado” a pilotar un avión de 400 personas?

Pero eso es lo que hacemos cuando no ponemos a nuestro mejor analista (y el más hábil resolviendo y organizando) a hacer el análisis a alto nivel de nuestro proyecto software importante.

El analista principal es el “compositor de la pieza”. Si él falla, la orquesta no tiene ninguna oportunidad.

Cómo puede fallar el análisis por completo

  • Hemos visto becarios, totalmente novatos asignados a hacer el análisis de un proyecto.
  • También hemos visto a personas “muy complicadas” hacer análisis que requerían de un despliegue tecnológico tremendo que no aportaba ventajas adicionales, pero multiplicaba por 4 el coste y el tiempo del proyecto.
  • Mucho cuidado en especial con los “fanáticos” de la última moda de programación o seguidores del “gurú” del software de turno. Son dados a exageraciones tremendas en el uso de los nuevos métodos, hasta el punto de pararlo o ralentizarlo todo.

Los alemanes nos dan un (mal) ejemplo

Hay un ejemplo muy curioso de uso excesivo de tecnología en un proyecto realizado en Alemania para la gestión automática de peajes de camiones. El analista de turno no se contentó con poner “simples” arcos de detección de camiones en las entradas y salidas de las carreteras, como se hace en Italia y en otros países.

Por hacerlo de “máxima tecnología” tenía que ser por satélite. Años y millones de Euros después el sistema seguía sin funcionar.

El fanático y su “gurú”

Otro ejemplo que he vivido en primera persona ha sido un “adorador” (otro nombre no se le puede dar) del “gurú” de los “tests unitarios” (un sistema para verificar el funcionamiento de cada parte del programa).

Lo llevaba a tal extremo absurdo que la velocidad de desarrollo se reducía a la mitad sin ganancia real por ello, en vez de hacerlo a un nivel práctico y útil. Mientras tanto abandonaba otros aspectos vitales como la documentación del proyecto, tanto dentro como fuera del programa.

A una persona así a veces se la considera “muy inteligente“, y puede serlo – teóricamente – pero a nivel práctivo puede causar gran daño.

La solución

La cuestión es: ¿Cuál es la solución adecuada a este proyecto, que dejará un cierto margen razonable para cambios con un mínimo consumo de recursos y sin intentar resolver todos los posibles problemas del universo ni incluir complicaciones y tecnologías innecesarias?

La solución adecuada (no excesiva y no insuficiente), junto con ideas brillantes y una buena capacidad intelectual y organizativa son los ingredientes “mágicos” de un buen análisis que reduce a la mitad el coste y el tiempo, aumentando además la satisfacción del cliente.

Si tienes un analista capaz de eso, asegúrate de cuidarle y de que esté a cargo de hacer los análisis de alto nivel de los grandes proyectos. Es vital para asegurar el éxito del proyecto y el éxito económico.

Si no lo tienes procura conseguirlo, aunque sólo sea temporalmente para analizar ese proyecto “vital” a alto nivel. Y asegúrate siempre con los analistas que tienes de ver si han ido realmente a la solución más sencilla que resolverá el problema, con un margen razonable para cambios.

Espero que te sea útil.

Proyectos relacionados